En Merolandia, el paraíso de los meros en la Reserva Marina de Isla de Tabarca

Buceo en la Comunitat Valenciana
"No puedo explicar la razón por la cual amo el mar; es algo físico. Cuando te sumerges comienzas a sentirte como un ángel." Jacques-Yves Cousteau

Blog

Mero, Epinephelus marginatus, en Tabarca
04-09-2020

En Merolandia, el paraíso de los meros en la Reserva Marina de Isla de Tabarca

La costa de la Comunitar Valenciana está llena de rincones naturales increíbles: playas interminables, calas naturales, montañas con rutas estupendas, acantilados, etc. Pero no solo existen lugares especiales en superficie, también encontramos verdaderas joyas bajo el agua; en este caso os contaré mi experiencia en Merolandia.

Merolandia es un punto de inmersión ubicado en la Reserva Marina de Isla de Tabarca. Esta reserva cuenta con el honor de ser la primera reserva marina de España y, siempre que nos sumergimos en ella, nos encontramos sorpresas muy agradables.

En este caso teníamos la intención de volver a bucear en un punto especial y, a mi juicio, no existe nada más especial en Tabarca que Merolandia. Un lugar fantástico donde bucear y disfrutar activamente de las numerosas actividades de ocio que tiene la Comunitat Valenciana. Como podrás imaginar, Merolandia es un punto de inmersión donde el mero es el gran protagonista. La concentración de meros es tal que se ven decenas de ellos a lo largo de toda la inmersión, una maravilla poder disfrutar de uno de los peces más representativos del mar Mediterráneo.

En mi caso, confié en los chicos de Scuba Elx, uno de los centros de buceo más reconocidos de Santa Pola. Todos los veranos salen a bucear a la reserva marina de Tabarca a diario, pero este año además han incorporado todas las medidas sanitarias exigidas tras la crisis post Covid-19.

La mascarilla es obligatoria en todo el centro de buceo y también durante el trayecto en la lancha que nos lleva hacia Tabarca, hecho que se cumple sin excepción. Además, también tendréis que llevar o comprar vuestra propia boquilla para el regulador, con el fin de evitar contagios y cumplir con la normativa vigente.

Tras unos 15 minutos de navegación desde Santa Pola, el instructor nos da el briefing de la inmersión y nos apresuramos a equiparnos para descender hacia el paraíso de los meros. La inmersión en Merolandia comienza con una boya sumergida a pocos metros que nos ayuda a descender hacia una gran roca. Este punto de inmersión es para buceadores avanzados, ya que el título Open Water/1 estrella FEDAS no nos permite acanzar los 24 metros de profundidad que exige este punto de inmersión. 

Enseguida nos trasladamos hacia una gran roca que emerge y donde encontramos mucha vida marina. Los meros son los claros protagonistas de la inmersión, pero nos encontramos también con muchas más especies interesantes como morenas, algún pulpo, espetones, etc. Aquí podemos ver como estos peces están tranquilos y se muestran sin ningún pudor, a diferencia de lo que sucede habitualmente en otros puntos de inmersión donde los esquivos meros se esconden a la mínima ante nuestra presencia.

Dado que la inmersión se lleva a cabo a unos 24 metros de profundidad, es recomendable aunque no fundamental, el uso de nitrox para aguantar más tiempo bajo el agua. En nuestro caso, estuvimos cerca de 40 minutos disfrutando del maravilloso paisaje submarino y de la gran vida marina que la Reserva de Tabarca nos brinda en Merolandia.

Además de ver decenas de meros de diferentes tamaños, también podemos disfrutar de la gran biodiversidad que nos ofrece el Mediterráneo: abadejos, pulpos, espetones, morenas, corvas, gorgonias, anémonas o nudibranquios son algunas de las especies y familias que encontramos con cierta facilidad en este punto de inmersión.

Los bancos de espetones son una de las grandes sorpresas que nos encontraremos en Merolandia, ya que suelen aparecer repentinamente por la gran roca que emerge. Al contrario que en otros puntos de inmersión del Mediterráneo, los bancos de espetones son bastante grandes concentrando cientos de individuos. Los meros, por su parte, suelen superar el metro de longitud y personalmente no he visto tantos de ellos en ningún punto de inmersión más del Mediterráneo.

 

Autor:
Fuente:
  • Deportes
  • Rutas